Dolor detrás de la rodilla: Qué lo causa y cuáles son los remedios

Todo el mundo quiere encontrar rápidamente una solución a su "dolor en la parte posterior de la rodilla", pero lea este artículo a fondo y con atención, las causas de su problema pueden ser diferentes y una evaluación superficial puede llevarle por el camino del tratamiento equivocado. En el texto que sigue encontrarás las causas más comunes que pueden provocar dolor en la parte posterior de la rodilla, cuáles son los mejores tratamientos y cómo encontrar el especialista adecuado para solucionar tu problema.

dolor detrás rodilla
4/5 - (4 votos)
Tabla de Contenido

    La articulación de la rodilla y el dolor

    Cuando un paciente siente dolor en la parte posterior de la rodilla debe, en primer lugar, mantener la calma, en la mayoría de los casos el dolor en esta zona del cuerpo no es un síntoma de una patología grave.

    Empecemos por la zona dolorosa detrás de la rodilla. La zona a menudo dolorosa detrás de la rodilla se llama cable poplíteo o poplíteo y está delimitada por estructuras anatómicas precisas.

    En la parte superior, el cable poplíteo está delimitado por el extremo de los músculos que salen del muslo, en la parte inferior por uno de los músculos de la pantorrilla, el gastrocnemio, lateralmente por el semitendinoso y el semimembranoso y por los tendones de los músculos flexores de la pierna en el muslo.

    Inmediatamente después, es útil saber escuchar los síntomas, ya que según el tipo de dolor, su aparición, la forma en que se manifiesta, es posible orientar el razonamiento clínico y el diagnóstico.

    Por lo tanto, es útil recoger la información que se comunicará al médico o al fisioterapeuta durante el examen o la evaluación funcional.

    A continuación hemos recogido una serie de preguntas que hay que responder, que hay que anotar para ayudar al especialista a entender cuál es la causa del dolor detrás de la rodilla:

    • ¿Cuándo apareció el dolor detrás de la rodilla?
    • Desde su inicio hasta la actualidad, ¿el dolor ha mejorado, ha disminuido o se ha mantenido igual?
    • ¿El dolor en la parte posterior de la rodilla comenzó después de una lesión o de forma espontánea?
    • ¿El dolor en la parte posterior de la rodilla ha aumentado gradualmente o ha empezado de repente?
    • ¿Cambia el dolor detrás de la rodilla en 24 horas?
    • ¿En qué tipo de actividad o movimiento aumenta el dolor?
    • ¿En qué actividad o movimiento disminuye el dolor?
    • En una escala de 0 a 10 (VAS), ¿cómo calificaría su dolor detrás de la rodilla?
    • ¿El dolor es superficial o profundo?
    • ¿El dolor es continuo o intermitente?
    • ¿El dolor tiene una característica particular o puede describirse con un adjetivo concreto?

    La recopilación de esta información es fundamental para entender la causa del dolor detrás de la rodilla, junto con los tres datos extraídos de la historia clínica (patologías previas u operaciones quirúrgicas), la edad del paciente, sus actividades y su estilo de vida, el profesional (médico o fisioterapeuta) según sus competencias podrá elegir qué pruebas realizar para confirmar el razonamiento clínico, y posiblemente solicitar una prueba diagnóstica para confirmarlo.

    En ocasiones, la realización de una resonancia magnética de la rodilla para el dolor detrás de la rodilla puede ser inútil si, por ejemplo, el dolor deriva de una zona cercana o surge de un problema muscular o miofascial y, por tanto, sin ningún daño anatómico detectable.

    Por ello, en este artículo veremos algunos de los síntomas del dolor de rodilla, las causas y le daremos algunos consejos útiles.

    La rodilla es la articulación más grande del cuerpo, está formada por el extremo inferior del fémur, el extremo superior de la tibia y la rótula. Anatómicamente, estos tres segmentos pertenecen a una sola articulación, pero funcionalmente forman dos articulaciones:

    • Articulación entre el fémur y la tibia (femoro-tibial);
    • Articulación entre el fémur y la rótula (patelofemoral).

    Con esta premisa se puede entender la complejidad de esta articulación, que puede verse afectada por una disfunción de la articulación patelofemoral y/o de la articulación patelofemoral, o puede verse afectada por un trastorno derivado de las articulaciones vecinas como la cadera y el pie, o puede afectar al sistema nervioso periférico.

    A lo largo de este artículo hablaremos exclusivamente de los síntomas de dolor en la parte posterior de la rodilla, de algunas de las causas que pueden provocarlo y de cómo se pueden resolver.

    ¿Qué causa el dolor de espalda en la rodilla?

    El dolor detrás de la rodilla puede afectar tanto a la población joven como a la de edad avanzada, a las mujeres y a los hombres en la misma proporción, y puede estar causado por un gran número de factores.

    Entre las causas más comunes tenemos el Quiste de Baker, también llamado Quiste Poplíteo.

    El quiste de Baker

    Es un saco (puede haber más de uno) que contiene líquido y que se forma en la parte posterior de la rodilla.

    Generalmente, esta formación se debe a un agrandamiento de la bursa (pequeña bolsa que contiene líquido cuya finalidad es proteger las estructuras y permitir una mejor distribución de las fuerzas y limitar la fricción) del gastrocnemio y del semitendinoso, dos tendones que se insertan justo detrás de la rodilla.

    Este quiste puede aparecer tanto en jóvenes de entre 7 y 12 años (quiste de Baker primario) como en la edad adulta, especialmente en un rango de edad de 30 a 50 años (quiste de Baker secundario).

    El quiste de Baker que aparece en la edad adulta suele ser secundario a un traumatismo, como las lesiones de meniscos y ligamentos, o puede aparecer como consecuencia de enfermedades inflamatorias como la artritis. Esta afección puede generar síntomas dolorosos caracterizados por la limitación funcional, el dolor y la rigidez articular. Este quiste aparece casi siempre en una sola rodilla y puede tener un tamaño que va desde unos pocos milímetros hasta unos pocos centímetros.

    En los adultos, los quistes de Baker suelen tener una vía de comunicación con la articulación y algunos autores han planteado la hipótesis de un mecanismo valvular que permite el paso de líquido del quiste a la propia articulación.

    Cuando el paciente presenta dolor detrás de la rodilla, es útil visitar al médico o un centro de fisioterapia. Lo primero que hay que hacer es una cuidadosa evaluación clínica y luego puede ser útil profundizar en el diagnóstico mediante técnicas de diagnóstico instrumental.
    En este caso, la ecografía puede ser la prueba adecuada para descubrir la posible presencia de quistes, pero obviamente debe ser prescrita por un médico si hay evidencia.

    do2

    Con un curso de fisioterapia de calidad, estos síntomas pueden resolverse, interviniendo habitualmente con herramientas de fisioterapia de alta energía como la hipertermia, el láser o la tecarterapia que, entre otros muchos beneficios, reducen el estado inflamatorio y aceleran el metabolismo celular.

    Aunque es un caso bastante raro, puede ser útil realizar un examen Doppler para comprobar la presencia de aneurismas de la arteria poplítea que pueden causar un dolor detrás de la rodilla similar al producido por el quiste de Baker.

    Si la fisioterapia no es suficiente, es posible drenar el quiste con una jeringa. La aspiración con aguja puede realizarse con mayor precisión gracias a la guía ecográfica.

    Este procedimiento permite vaciar el quiste y así dar un alivio inmediato al paciente y, en algunos casos, inocular fármacos para controlar la inflamación en la zona. Sin embargo, es una práctica más invasiva que tratamos de minimizar, ya que no es infrecuente que el líquido extraído con la jeringa y no reabsorbido gradualmente por el cuerpo, se reforme en poco tiempo.

    En cualquier caso, es aconsejable integrar posteriormente la fisioterapia para reducir el estado inflamatorio de los tejidos, modificar la postura y realizar un refuerzo muscular para reducir los factores mecánicos que pueden hacer que el quiste vuelva a desarrollarse.

    Además, es correcto precisar que cada caso, según el estado de la patología, la edad y el estilo de vida, debe tener un programa de rehabilitación específico.

    El uso de la fisioterapia, como el láser de alta potencia, la tecarterapia en modo resistivo y la hipertermia, debe estar asistido por la terapia manual y las técnicas fasciales, y luego ir seguido de ejercicios funcionales y de la recuperación de los gestos motores.

    Los ejercicios propioceptivos y los estiramientos dinámicos son útiles en esta última fase.

    Dolor detrás de la rodilla, el músculo poplíteo y el menisco

    En algunos casos, la meniscosis también puede provocar dolor detrás de la rodilla, pero otro factor importante que puede causar dolor en la parte posterior de la rodilla es un problema de neurodinámica, o la movilidad del sistema nervioso periférico.

    De hecho, existen numerosas ramas del nervio ciático en la parte posterior de la rodilla, y mediante pruebas clínicas y movilizaciones específicas es posible evaluar, tratar y resolver esta afección.

    En estos casos, el paciente también debe realizar ejercicios neurodinámicos en casa para movilizar y estirar más eficazmente los tejidos que recubren el nervio y que generan el dolor detrás de la rodilla del que se queja el paciente.

    Este tipo de cuadro clínico requiere la evaluación de un fisioterapeuta con experiencia en neurodinámica.  La prueba más utilizada para evaluar si el dolor detrás de la rodilla está causado por un problema neurodinámico es el TEST DE SLUMP.

    El paciente se coloca sentado cómodamente con una ligera flexión de la columna vertebral hacia delante. A continuación, se pide al paciente que extienda primero la rodilla con dolor y luego la contralateral para evaluar la diferencia y si la extensión de la rodilla desde esta posición provoca realmente el síntoma. En este momento, manteniendo la posición, se solicita una flexión de la cabeza hacia delante; Si el síntoma cambia, puede haber un problema neurodinámico.

    El mejor consejo es que un fisioterapeuta especializado en este tipo de métodos realice una prueba.

    Los músculos y los meniscos en el dolor detrás de la rodilla

    El tejido muscular y tendinoso, especialmente el tendón del músculo poplíteo, también puede ser otra causa de dolor detrás de la rodilla.

    El poplíteo es un pequeño músculo que desde el cóndilo lateral del fémur se inserta en la tibia y funciona para controlar la rotación de la tibia con respecto al fémur.

    La inflamación, la tensión, una lesión o la presencia de un punto gatillo en este músculo pueden generarse por diversas causas y se caracteriza por un dolor agudo en la parte posterior de la rodilla, que se agrava cuando la rodilla se flexiona más de 20°/30° grados (como al bajar escaleras).

    do3

    La lesión del músculo poplíteo suele ser traumática y el paciente relata en su historia clínica un movimiento, generalmente en extensión o hiperextensión, en el que sintió que la parte posterior de la rodilla se estiraba con una producción inmediata de dolor.

    También en este caso la ecografía, junto con la evaluación clínica, permitirá hacer un diagnóstico preciso de este trastorno e iniciar una intervención de rehabilitación dirigida.

    Incluso en ausencia de lesión, el músculo poplíteo puede presentar contracturas o puntos gatillo que provocan el síntoma.
    De hecho, este músculo puede contraerse para proteger la rodilla tras un traumatismo reciente o durante una fase aguda de un problema en la articulación, como una lesión del menisco o un cuadro clínico de artrosis de rodilla (gonartrosis).

    El plan de tratamiento de esta patología suele incluir el uso de técnicas manuales integradas como el masaje transversal profundo, técnicas fasciales incluso en zonas distantes y fisioterapia para la rodilla (ultrasonidos, tecarterapia, crioterapia, terapia láser), ejercicios funcionales específicos para la rodilla, estiramientos y auto postura.

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en la web Política de Cookies