5 formas sencillas de mejorar la circulación sanguínea

Además de una dieta equilibrada rica en vitaminas y ácidos grasos saludables, el ejercicio es clave para mantener el corazón en forma y prevenir las enfermedades cardiovasculares Uno de los primeros síntomas de una mala circulación sanguínea es el clásico hormigueo en las piernas o los brazos, un síntoma aparentemente inofensivo que podría esconder una condición de salud más grave. Por el contrario, es la primera señal de alarma de que necesitamos mejorar nuestra circulación sanguínea.

cir1

La hipertensión, el colesterol alto, los dolores de cabeza y los mareos pueden estar relacionados y afectar negativamente a nuestra vida. Si piensa que estos son problemas de la vejez, se equivoca.

Hay muchos jóvenes que sufren de mala circulación sanguínea. Sin embargo, es una condición que podemos mejorar con gestos cotidianos muy sencillos, que nos permitirán mejorar la calidad de vida y vivir más tiempo. Le aconsejamos que las ponga en práctica a partir de hoy. Esto es lo que hay que hacer para mejorar la circulación sanguínea.

Tabla de Contenido()

    5 sencillos consejos para mejorar la circulación sanguínea

    1. Seguir una dieta lo más natural posible

    Seguro que todos los días oyes lo peligroso que es comer preparados industriales de carne, bebidas gaseosas, pizza, hamburguesas, etc. Tal vez hayamos escuchado esto en tantas ocasiones que nos hemos saturado y pensamos: "¡Pero si ya no se puede comer nada!".

    En realidad, no es tan complicado. Se trata de tomar conciencia de que los alimentos que llevamos a la mesa, y que introducimos en nuestro cuerpo, deben ser lo más naturales posible. Para mejorar la circulación sanguínea, siga estos consejos:

    • Opta por el consumo de frutas, verduras y legumbres en lugar de cualquier alimento precocinado o congelado.
    • No le aconsejamos que suprima la carne de su dieta, sino que limite su consumo a una o dos veces por semana y consuma carne magra si es posible. Lo ideal es la carne blanca, como el pollo o el pavo.
    • Recuerda una simple verdad: Si tienes sed, lo mejor es beber agua. Olvídate de los refrescos o los zumos de fruta azucarados.
    • Los tentempiés, los postres y los productos de bollería son alimentos procesados con alto contenido calórico. El azúcar es el enemigo de nuestra salud, al igual que la sal. Empieza a hacer planes para evitarlos en la medida de lo posible.

    2. Realizar una actividad física ligera todos los días

    Caminar para mejorar la circulación sanguínea. No es imprescindible apuntarse a un gimnasio. Sólo se trata de llevar una vida activa y entender que para disfrutar de un corazón sano y mejorar la circulación sanguínea, necesitamos oxigenar el cuerpo, activar los músculos y la respiración. Así que:

    • Camina media hora al día.
    • Ve a la piscina, si puedes, al menos una o dos veces por semana.
    • Salir con los amigos, evitar sentarse frente al televisor durante mucho tiempo.
    • Saca a pasear al perro.
    • No hay que cansarse, sino mantener el cuerpo activo, así como el corazón. Para hacerlo de la mejor manera posible, es importante sentirse motivado.

    3. Sí a la vitamina C

    Generalmente se piensa que la vitamina C sólo es buena para reforzar el sistema inmunitario y protegernos de la gripe y los resfriados. En realidad, esta vitamina tiene muchas otras propiedades:

    • La vitamina C desempeña un papel vital en la salud del corazón y del sistema circulatorio porque nos protege de la acumulación de colesterol en las arterias.
    • Hace que los vasos sanguíneos sean más elásticos y saludables.
    • Gracias a la vitamina C, el cuerpo produce más colágeno, que es esencial para el proceso de reparación de las arterias. También mejora el flujo de sangre al corazón.

    Es importante recordar que el cuerpo no puede producir vitamina C por sí mismo, por lo que es necesario obtenerla a través de los alimentos. Esto es lo que nunca debe faltar en tu dieta:

    • Naranjas
    • Pomelos
    • Limones
    • Kiwi
    • Fresas
    • Brócoli
    • Pimientos
    • Papaya

    4. Un diente de ajo en ayunas

    Un acto tan sencillo como comer un diente de ajo en ayunas ayuda a disfrutar de una mejor circulación sanguínea. Gracias a los principios activos del ajo, podemos reducir el colesterol malo o LDL, prevenir la formación de placas de grasa en las arterias o aterosclerosis.

    5. Tomar ácidos grasos buenos para la salud del corazón

    Muchos de nosotros nos asustamos con sólo escuchar la palabra "grasa", sin embargo, hay un grupo de ácidos grasos que nuestro corazón requiere para funcionar de manera óptima y mejorar la salud circulatoria.

    Se trata de ácidos grasos omega 3 y omega 6, que son útiles en una dieta saludable por todos los beneficios que aportan:

    • Reducen el riesgo de arritmias.
    • Ayudan a reducir el nivel de triglicéridos en la sangre.
    • Evitan la formación de placas de grasa en las arterias.
    • Reducen la presión arterial.
    • Descubre también; Los mejores alimentos contra la hipertensión arterial

    Por ello, te recomendamos que introduzcas los siguientes alimentos en tu dieta, con el equilibrio adecuado:

    • Nueces
    • Almendras
    • Salmón
    • Sardinas
    • Atún
    • Caballa
    • Aguacate
    • Aceite o linaza
    • Aceite de girasol
    • Cacahuetes

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en la web Política de Cookies